); ga('send', 'pageview');
Home » Uncategorized » Liverpool se mete a octavos de Champions

Liverpool se mete a octavos de Champions

La máquina de despejar balones de Virgil Van Dijk, el imperial Salah, con un gol magnífico, y Alisson Becker, con una milagrosa intervención en el tiempo añadido, metieron al Liverpool (1-0) en octavos como segundo de grupo en detrimento del Nápoles, que irá a la Liga Europa.

En un partido al borde del infarto, el Liverpool acabó con las opciones de un Nápoles que acarició el éxito al final, pero que no lo mereció y que no acabó antes en la lona por las incontables ocasiones falladas por los de Jürgen Klopp. Anfield se engalanó como las grandes noches y las gargantas del norte de Inglaterra entonaron el ‘You’ll Never Walk Alone’ con tanto ímpetu que eclipsó incluso el himno de la ‘Champions’. Los napolitanos no se amilanaron.

El Liverpool se había quitado ya los nervios y recordó sus tareas como actual subcampeón. Le invalidaron un gol por claro fuera de juego de Mané y Salah, que ya había desperdiciado una oportunidad de marcar, ejerció de correcaminos y de bailarina en el área para danzar entre la defensa italiana y hacer el primer gol. Se fue por fuerza de un primer defensa en la frontal, dejó tirado a Koulibaly en carrera y definió al primer palo, engañando a Davide Ospina.

El resultado metía al Liverpool y mandaba a la Liga Europa al Nápoles, que salió con intención de revertir la situación tras el descanso. El duelo de Anfield se convirtió en un partido en el que los centrocampistas dejaron de existir y el partido viraba de un área a la otra, pero sin que los napolitanos inquietaran en exceso a Alisson. El empate infundía más miedo por lo que podía significar que por lo que ocurría en el campo. A medida que pasaban los minutos, la imagen impertérrita de ambos conjuntos se desvaneció y comenzaron a aflorar los nervios y la precipitación. 

Cuando el partido ya era un ida y vuelta y el corazón reinaba por encima del fútbol, Callejón pudo dar vida al Nápoles en un centro lateral, pero, sin esperar el fallo de su marcador, envió la pelota por encima del marco del Liverpool. Aún le quedaba por perdonar al equipo inglés y Salah le regaló un gol a Mané, a tres minutos del final. Desde el área pequeña, el senegalés erró incomprensiblemente al tiempo que Anfield cantó ‘gol’. El Liverpool apenas había sufrido, hasta que, en el minuto 92, un balón le cayó a Lorenzo Insigne en el área pequeña, le pegó a bocajarro y Alisson, lanzándose con todo, despejó el balón con un costado, evitando la eliminación y enviando al Liverpol a octavos de final como segundo de grupo por detrás del Paris Saint Germain

Comparte esta noticia...