); ga('send', 'pageview');
Home » Variedades » Los riesgos de la enfermedad de Hashimoto

Los riesgos de la enfermedad de Hashimoto

Es un tipo de tiroiditis o inflamación de las glándulas tiroides específica. Esta condición puede tener varias posibles causas. El caso de la enfermedad de Hashimoto o tiroiditis de Hashimoto el origen está en el propio sistema inmune. Eso es lo que también se denomina «tiroiditis linfocítica crónica». Son los linfocitos (uno de los principales tipos de células inmunitarias) los que dan origen a esta condición.

Es una enfermedad crónica y autoinmune. Toma su nombre del médico japonés que la descubrió a principios del siglo pasado Hakaru Hashimoto. Los anticuerpos en este tipo de tiroiditis es lo que produce el trastorno en la glándula tiroides conduciendo a la inflamación crónica y provocando  la mayoría de las veces una disminución de sus funciones. Lo que es conocido como hipotiroidismo. La enfermedad de Hashimoto es la causa el hipotiroidismo más común en Estados Unidos.

El sistema inmune crea anticuerpos que van dañando a la glándula tiroides. El motivo por el que ocurre se desconoce, aunque se apunta al factor genético. Casi siempre hay familiares directos que sufren el mismo problema y en el caso de la enfermedad de Hashimoto o tiroiditis linfática crónica, afecta mayoritariamente a las personas de sexo femenino de mediana edad; aunque también puede suceder en personas más jóvenes, de cualquier sexo y hasta en niños.

Se empieza a revelar lentamente. Puede tardar años antes de que se detecte. Puede comenzar con una diabetes tipo 1 y con insuficiencia suprarrenal. En este caso pasaría a llamarse “Síndrome autoinmunitario poliglandular tipo 2” (siglas en inglés PGAII). Pero hay que tener claro que aunque la glándula tiroides es parte del sistema endocrino, la enfermedad de Hashimoto casi nunca se relaciona con otros trastornos endocrinos. Como ya hemos dicho, es el sistema inmunitario el que lo provoca.

Hashimoto (también llamado Hashi) es un problema autoinmune, lo que significa que su glándula está siendo atacada por su propio sistema inmune confuso. O la proteína en su tiroides llamada “tiroglobulina” está siendo atacada (anti-Tg), o la enzima tiroidea “peroxidasa” está siendo atacada (anti-TPO) … o ambas cosas. Ambos pueden ocasionar que las células tiroideas se destruyan con el tiempo, por lo que puede vacilar entre hiper síntomas debido al vertido de células tiroideas en la sangre (ansiedad, frecuencia cardíaca más alta, etc.) y síntomas de hipoglucemia por tener menos tiroides (fatiga, depresión, lentitud). Tener nódulos tiroideos agrandados y no cancerosos es común, como lo experimentaron muchos pacientes de Hashi, así como lo manifestaron clínicas bien conocidas, las últimas que podrían decir que hasta el 95% son no cancerosas.

Síntomas de tiroiditis de Hashimoto

La enfermedad de Hashimoto puede no ser advertida al principio. Puede notarse una hinchazón en la zona de delante de la garganta (bocio o hipertiroidismo). Es un desequilibrio que avanza normalmente de manera lenta durante años. Mientras avanza de forma silenciosa va causando daño crónico en la tiroides. Puede, como hemos dicho, causar bocio, pero generalmente, lo que provoca es una glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)

Pueden incluso, no tener síntomas al principio aun teniendo presentes en la sangre anticuerpos TPO (peroxidasa tiroidea). El indicador de este desorden.

Con la tiroiditis de Hashimoto se puede desarrollar varios tipos de condiciones:

Concentraciones elevadas de TSH y niveles bajos de hormona tiroidea (hipotiroidismo). Tiene como tratamiento la sustitución de la hormona tiroidea (Levotiroxina sintética). Este fármaco resulta efectivo para restaurar los niveles hormonales y para aliviar los síntomas del hipotiroidismo (tiroiditis de Hashimoto). En la mayoría de pacientes, el tratamiento se considera de por vida.

Los síntomas pueden incluir:

  • Fatiga o cansancio
  • Metabolismo lento
  • Sobrepeso
  • Estreñimiento
  • Sensibilidad al frío
  • Piel reseca
  • Uñas quebradizas
  • Caída del cabello
  • Dolores musculares
  • Poca tolerancia al ejercicio
  • Rostro hinchado
  • Menstruaciones abundantes e irregulares
  • Debilidad muscular
  • Sensibilidad y dolor y rigidez muscular
  • Rigidez en las articulaciones
  • Depresión
  • Fallos de memoria
  • Bocio (tiroides más grande de lo normal o hipertiroidismo). Son pocos los pacientes que desarrolla esta patología pero también puede darse
Comparte esta noticia...