); ga('send', 'pageview');
Home » Variedades » Señales que las cosas andan mal en tu matrimonio

Señales que las cosas andan mal en tu matrimonio

Quizás una de las relaciones más complejas es la de pareja, por lo tanto, un matrimonio requiere algo más que atracción y paciencia, es por ello que con el pasar del tiempo hay signos que evidencian que las cosas andan muy mal, conoce algunos detalles que deben preocuparte en tu matrimonio

1. Te sientes inseguro

Se supone que tu pareja es tu protector, no alguien que te hace sentir inseguro en tu propia casa. Y esa es una de las razones más importantes por las cuales terminar una relación. Si tu seguridad y la seguridad de tus hijos están siendo amenazadas, puede ser mejor avanzar en tu propio espacio físico con tu propia vida. No es justo que te mantengan en un estado de miedo y que sigas permitiendo que te abusen, ya sea emocional o físicamente.

La finalización de las relaciones abusivas requiere una planificación cuidadosa, y se recomienda que hables con alguien de confianza, como tu médico o un miembro de tu familia, para obtener la ayuda que necesitas.

2. Te engañaron

No importa si hicieron trampa una o varias veces. Si esa desconfianza te ha afectado más allá de lo que puedes imaginarte, podría ser el momento de terminar tu matrimonio. A veces, las personas pueden ser perdonadas y las parejas pueden avanzar a través de una traición, pero si no prevén que eso suceda, no te quedes en algo que te hace infeliz.

3. Ya no estás atraído por tu pareja

Al principio, estabas totalmente cautivado con tu pareja, listo para saltar en el segundo que llegaban a casa del trabajo. Si ya no sientes esa atracción después de años de estar casado y, en cambio, sientes que tu relación antes picante se ha convertido en una amistad sin chispas, podría ser una señal de que es hora de repensar las cosas. Después de todo, solo tienes una vida para vivir.

4. No estás de acuerdo en nada

Con el tiempo, las personas cambian, y desafortunadamente eso significa que tu matrimonio también puede cambiar. Al principio, todo se sentía fácil sin preocupaciones. Ahora, tienes problemas reales con los que lidiar y ya no estás en la misma página sobre ninguno de ellos. Si no puedes ponerte de acuerdo en algo y la mayor parte de tu tiempo lo inviertes en la discusión, eso no es bueno para nadie.

5. El progreso es unilateral

El matrimonio es un trabajo de ambos lados, no solo el tuyo. Es posible que no valga la pena salvar un matrimonio si tu pareja se niega a trabajar en algo o asume la responsabilidad de crear una vida conjunta. Si se toman todas las decisiones y no se atiende a ninguna de tus necesidades, puedes decidir que la única forma de crear una relación saludable es solo o con alguien nuevo.

6. Ya no compartes intereses

Al principio, los intereses mutuos son una de las principales cosas que atraen a las personas entre sí. Si los años en su relación sus intereses se han separado, eso no es raro. Pero las relaciones exitosas requieren que al menos tengan algo que disfruten haciendo juntos. Estar casado se siente inútil si pasas todo el tiempo separado.

7. Hay mucha desconfianza

No es un gran problema mentir sobre algo menor a veces. Tampoco lo es recibir tu regalo de aniversario semanas después en lugar del día de hoy. El problema es cuando las mentiras son constantes y sobre temas que pueden causar grandes problemas en tu relación, ya sea mentir acerca de enviar mensajes de texto a alguien o la razón detrás de esa noche en la oficina. Tener esa desconfianza en tu matrimonio va a hacer que sea muy difícil sentirte totalmente seguro.

8. Hay cosas que no puedes ver más allá

Claro, puede haber cualidades menores sobre tu pareja que no amas, pero no te molestan lo suficiente como para renunciar a ella. Pero a veces surge algo importante que no se puede mirar más allá. Ya sea que la opinión de tu pareja sobre un factor decisivo cambie o de repente quieran cosas diferentes en su vida que tú, es posible que debas tomar decisiones importantes sobre tu matrimonio si no hay ningún compromiso a la vista.

9. La adicción está causando problemas graves

Cuando estás en una relación con alguien que es un adicto, pasas todo tu tiempo y energía tratando de ayudarlos a luchar contra sus demonios. El problema es que, después de un tiempo, también comienza a afectar tu propia salud y bienestar mental.

Si tu cónyuge es un adicto y no está dispuesto a buscar ayuda o cambiar, puedes optar por terminar el matrimonio porque no ves un final a la vista, se siente poco saludable para ti y no hay responsabilidad por parte de tu cónyuge por cómo te duele esto.

10. No te sientes apoyado

Tu compañero siempre debe ser tu mejor animador y sistema de apoyo: si no puedes contar con él o ella, ¿con quién puedes contar? Si ya no sientes que tus metas y sueños están siendo apoyados en tu matrimonio puede causar mucha infelicidad a alguien que simplemente quiere sentirse como parte de un equipo sólido.

11. Tu compañero es manipulador

Al principio, es posible que ni siquiera te des cuenta de que estás siendo manipulado por tu pareja. Si finalmente queda claro que te están convirtiendo en un títere, sería mejor terminar la relación y comenzar a vivir por ti mismo, y no ser alguien que siempre está siendo engañado haciendo todo por el beneficio de tu pareja en lugar del tuyo.

12. Estás deseando ser soltero

Al principio, todo lo que querías era estar en un matrimonio feliz con la cerca blanca, los niños, todo. Ahora, años más tarde, lo único que tienes en mente es la vida de soltero. Si estar en una relación comprometida no es todo lo que pensabas que sería, podrías estar deseando volver a tu antigua vida. Y si no puedes resolver las cosas y ser feliz dónde estás, no es justo que tú o la otra persona involucrada permanezcan ahí.

13. Ya no eres la prioridad del otro

Al principio, tú y tu pareja hacían todo lo posible para asegurarse de que encajaban en la vida del otro. Después de un tiempo, si ya no se esfuerzan por convertirse en una prioridad para el otro, será difícil para su relación sentirse estable. Hacer crecer una carrera es importante, pero todas esas noches tarde realmente pueden tener un costo si no te esfuerzas por mantener vivo el romance en tu vida personal también.

14. No puedes entender las perspectivas de cada uno

No hay peor sensación que la de ver a tu pareja no poder ver algo importante desde tu punto de vista o ponerse en tus zapatos. Claro, es posible que no estén totalmente de acuerdo con lo que intentas decir, pero si no puede aceptar tu punto de vista, probablemente pasarás mucho más tiempo luchando de lo que te gustaría.

15. Estás haciendo todo el trabajo

Una relación duradera requiere el esfuerzo de ambas partes. Si sientes que siempre eres el único que está haciendo todo el trabajo, ya sea ser totalmente responsable de los ingresos o que hagas todo en la casa, puedes comenzar a resentirte con tu pareja. A veces, resolver los problemas puede resolver el problema, pero si no lo haces y el esfuerzo continúa siendo unilateral, es posible que sientas que estarías mejor por tu cuenta.

Comparte esta noticia...