); ga('send', 'pageview');
Home » Variedades » Ya es hora de no pedir tantas disculpas

Ya es hora de no pedir tantas disculpas

Eres responsable de tus acciones, y solo sabes por qué tomastes una decisión, a veces cometemos errores, pero hay actos que sencillamente significan nuestra supervivencia emocional, profesional, y hasta física o moral. Hay cosas por las cuales no tienes que ofrecerle excusa a nadie, y que tienes que disfrutar sin temor a que la gente te diga algo negativo. Estas son algunas de las cosas por las cuales las mujeres nos han dicho que deberíamos sentir culpa, pero ya no más. Llegó el momento de dejar de disculparse.

1. SER EXITOSA EN TU TRABAJO

Si bien en Glamour consideramos que es bueno tener un equilibrio entre la vida personal y la laboral, lo cierto es que no tiene nada de malo si a veces inclinas un poco más la balanza hacia las cosas que te hacen feliz en el ámbito profesional, y que sabes que te traerá recompensas increíbles. Por eso mismo, nunca debes disculparte por un ascenso, un aumento de salario o si alcanzaste una meta que te tomó mucha inversión de energía, esfuerzo y dedicación.

Y si realmente tu pareja o amistades te quieren, deben entender que tu trabajo es importante para ti, y que estarán ahí, para celebrar tus logros, o escucharte cuando la cosa se pone difícil. ¿Y si se alejan? Bye bye (¿quieres en tu vida gente que no se alegra por ti?).

2.QUERER PASAR TIEMPO A SOLAS

Un clásico: Hay veces en que te dan ganas de ir a una fiesta, pero habrá otras que hasta te emocione más limpiar tu departamento. No le debes nada a nadie si no vas a una fiesta; si al final una reunión es para pasarla bien, pero sabes que en ese momento de tu vida no vas a pasar un buen rato, sólo di la mágica frase “no, gracias, en otra ocasión”. ¡No más disculpas!

3. NO HACER ALGO

¿Cuántas veces has hecho algo por mero compromiso? Y es terrible porque no lo disfrutas, lo haces de malas y pocas veces te da algo bueno a nivel personal. Si de verdad no deseas hacer algo, sólo dilo. Y créenos, esto también aplica al trabajo si tu pila de pendientes se acumula, porque era la que siempre ayuda a los demás por temor a  decir “no”, es hora de cambiar eso.

No sólo porque no es sano, sino porque eso afectará la calidad de tu trabajo.

4. POR TU CUERPO

Este punto es quizás uno de los más importantes: Tu cuerpo es perfecto y puedes usar lo que desees, jugar con los estilos que quieras y los colores que más te gusten. No les des el gusto de manipular tus ideas: eres hermosa. Y eso sí: no te vistas para otras personas, mucho menos para un hombre. Vístete para ti.

5. POR CONFIAR EN TU INSTINTO

¿Cuántas veces no te ha dicho alguien que cómo pudiste hacer algo, lo que seaUna disculpa, pero si tu instinto te llevó ahí, tomaste una decisión pensando que era lo mejor. Si no fue así, te llevas un aprendizaje, pero nadie te puede recriminar por tu lectura de la situación.

6. POR TUS DECISIONES DE VIDA

¿Quieres hijos? ¿O más bien tu idea de familia es tener muchos gatitos? ¿O prefieres viajar por el mundo? ¿No crees en el matrimonio? Todo esto es válido y nadie puedes decirte qué hacer o qué no. Absolutamente nadie. Y ante todo, no te disculpes si son las cosas que has elegido para tu camino.

7. POR TUS IDEALES

Sí, el mundo está dividido a nivel político y social, pero eso no tiene por qué ser malo. Las personas somos seres que se distinguen por tener ideales, creencias y aferrarse a ellos. Y si bien las diferencias pueden levantar discusiones (a veces incómodas), nadie te puede reclamar por las cosas en las que crees.

8. POR TUS SENTIMIENTOS

¿Estás triste por la muerte de tu mascota? ¿Una película te pareció tan deprimente que no dejas de llorar? ¿Te preocupa algo que a los demás les parece algo nimio? Pues bien, son tus sentimientos, y experimentarlos a plenitud te hará sentir mejor, que reprimirlos, que es algo que acostumbramos hacer. Y que no se equivoque el mundo: la muerte de una mascota, identificarte en una película o preocuparte por algo, todo es igual de importante y crucial, al igual que merece ser hablado y reflexionado, y NADIE puede hacerlo menos.

9. PEQUEÑAS FALLAS

Ok, olvidaste traerle a tu amiga una bebida cuando fueron a un bar. Llegaste tarde al cine con tu novio. No llevaste la comida que le dijiste a tu familia llevarías para la cena. Está bien disculparse… pero no pasa nada. Estos casos no deben quitarte el sueño, y tampoco debes permitir que los demás los hagan más grandes de lo que realmente son. Y siempre hay una solución: regresar a la barra, ver otra película o pedir algo a domicilio. No-pasa-nada. 

10. SER TÚ MISMA

¿Te han hecho sentir mal porque eres el centro de atención? ¿La gente te reclama porque eres muy introvertida? ¿A la gente le molesta tu brillo interno? Nuevamente, preguntamos, ¿necesitas eso en tu vida? Siempre sé tu misma. 

Glamour MX

Comparte esta noticia...