Home » Variedades » Salud » Lo que debes saber de la neuralgia del trigémino

Lo que debes saber de la neuralgia del trigémino

El nervio trigémino, corresponde al V nervio craneal, que posee funciones motoras y sensitivas, siendo predominante la función sensitiva. Este nervio se encarga de controlar la musculatura de la masticación y la sensibilidad facial.

La neuralgia del trigémino se define entonces como un cuadro de dolor paroxístico, punzante y de breve duración, generalmente de 5 a 20 segundos, unilateral, localizado en el territorio de una o más ramas del nervio trigémino.

En estos casos, el dolor puede aparecer de forma espontánea o ser desencadenado por estímulos externos sobre determinadas zonas sensibles en el territorio de alguna de las ramas del nervio trigémino.

Otras actividades que pudieran desencadenar dolor son la masticación, hablar, tocarse o manipularse el rostro.

La neuralgia del trigémino no suele acompañarse de déficit neurológico, por lo que de presentarse es importante descartar otras causas etiológicas.

Causas de la neuralgia del trigémino

En la neuralgia del trigémino la función del nervio trigémino está alterada. El problema suele ser el contacto entre un vaso sanguíneo normal, sea vena o arteria y el nervio trigémino ubicado en la base del cerebro. Este contacto ejerce presión sobre el nervio y provoca un mal funcionamiento.

Se pueden describir tres tipos principales de neuralgia del trigémino, cuya causa etiológica será distinta, la primaria (idiopática o sin causa aparente identificable) y, la secundaria, donde una compresión extrínseca de la estructura nerviosa es la que desencadena el dolor.

Respecto a la neuralgia del trigémino primaria existen varias teorías, entre las cuales, la más aceptada se encuentra la compresión de la raíz dorsal del trigémino en su entrada en el tronco encefálico, causada por tortuosidad vascular o aneurisma y otras hipótesis que sostienen que se origina por la desmielinización de fibras gruesas ocasionada por diversos procesos etiológicos.

Un pequeño número de pacientes con neuralgia del trigémino pueden estar cursando con esclerosis múltiple (enfermedad autoinmune que afecta el recubrimiento neuronal), que puede dañar tanto al nervio trigémino como otras partes del cerebro relacionadas.

La neuralgia postherpética que tiene lugar después de sufrir un episodio de reactivación del virus del herpes, puede provocar síntomas similares si está afectado el nervio trigémino.

Síntomas de la neuralgia del trigémino

El dolor suele tener las siguientes características a describir:

  • Crisis de dolor de tipo paroxístico (de inicio y final súbito) de corta duración entre un segundo y dos minutos.
  • Superficial, eléctrico o punzante.
  • Intensidad severa.
  • Desencadenado en zonas relacionadas con el territorio del nervio o por factores externos (masticación, cepillarse los dientes, sonreír, comer, beber, besar, hablar, etc.).

Otros síntomas

  • Puede ocurrir en una o más ramas del nervio trigémino, sin radiación, más allá de la distribución de dicho nervio.
  • A lo largo del día, los episodios súbitos de dolor afectan un lado de la cara cada vez y se repiten de una a cientos de veces.
  • El dolor también tiende a darse en ciclos con remisiones completas que duran meses o incluso, años.
  • Sin déficits neurológicos asociados.
  • Son descartados otros diagnósticos diferenciales.

En algunos casos, los pacientes desarrollan la neuralgia del trigémino tras una lesión en canal en las raíces dentales, por lo que suele ser achacado a un proceso dental sin presentar remisión del dolor posterior a la asistencia odontológica.

Las extracciones dentales en este caso no ayudan puesto que el dolor se origina en el nervio trigémino y no en una pieza dental o un nervio de la raíz dentaria. En un pequeño porcentaje, el dolor podría ser bilateral motivado a la afectación de ambos nervios trigéminos, puesto que uno inerva estrictamente el lado izquierdo de la cara y el otro lo hace con el derecho.

Es importante que de presentar alguno de los síntomas anteriormente mencionados, con las características específicas reseñadas, la persona acuda a una valoración médica especializada que le orientará sobre el origen del mismo, indicándole cuál es la mejor conducta a seguir y, por supuesto, siempre evitando la automedicación.

Tratamiento de la neuralgia

La medicación se basa, generalmente, en el uso de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos asociados a tratamientos que controlan el dolor neuropático (dolor que se origina en el nervio) como la gabapentina y la pregabalina.

De no mejorar el dolor con medicamentos oral, el médico debe evaluar la presencia de alguna malformación arteriovenosa que esté comprimiendo las fibras nerviosas del trigémino, por lo que se deberá decidir si debe ser corregida quirúrgicamente.

El tratamiento también está enfocado en mejorar la calidad de vida del paciente y se indican tratamiento sedantes o hipnóticos para que el sueño no sea interrumpido por la neuralgia del trigémino.

Comparte esta noticia...