Home » Portfolio » Destacadas » Candidato brasileño asoma fraude electoral del PT

Candidato brasileño asoma fraude electoral del PT

“Yo, por lo que veo en las calles, no acepto un resultado de las elecciones diferente de mi elección”, aseguró este viernes Jair Bolsonaro, candidato ultraderechista que lidera las encuestas para las elecciones presidenciales, que celebran la primera vuelta el próximo 7 de octubre. La amenaza, que fue hecha en el programa televisivo Brasil Urgente, no tiene precedentes desde la redemocratización del país tras la dictadura militar (1964-1985).

“El PT solo gana mediante fraude”, señaló el capitán de la reserva del Ejército Brasileño en referencia al Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y de su adversario en la carrera  presidencial Fernando Haddad, que va en segundo lugar en las encuestas y recorta la distancia con el primero: en el sondeo de Datafolha, publicado el viernes, Bolsonaro obtiene un 28% de la intención de voto en primera vuelta, frente a un 22% de Haddad. El ultra, con un rechazo de la población del 46%, no ganaría a ningún otro competidor en la segunda vuelta, prevista para finales de octubre.

Bolsonaro, que habló con la televisión aún desde la camilla del hospital donde se recupera del ataque con cuchillo sufrido el 6 de septiembre, no ha presentado una sola prueba o evidencia de sus acusaciones. No hay registro de grandes fraudes en el sistema electrónico de votación durante los 22 años desde su entrada en vigor. Bolsonaro está en contra de este sistema, en el que ninguna papeleta es auditada. Hace dos años, el candidato consiguió llevar una ley al Parlamento para imponer una cuota de votos impresos, pero la propuesta acabó rechazada por la Corte Suprema en junio.

No queda claro, en la entrevista, en que consistiría el no reconocimiento de los resultados electorales. La estrategia repite a la que fue usada por Donald Trump en EE UU –el republicano pasó toda la campaña mencionando el posible fraude, hasta que venció y no tocó más el asunto. El candidato ha insuflado de desconfianza al sistema electoral hace meses. Grupos que lo apoyan hacen circular encuestas falsas mostrando la victoria del diputado en la primera vuelta o falsos reportajes sobre fraudes en las urnas.

A pesar de la amenaza clara, las reacciones fueron discretas. “Bolsonaro dice que no va a aceptar la derrota. Demuestra otra vez que no está preparado para la democracia”, dijo en Twitter Geraldo Alckmin, exgobernador de São Paulo y candidato de PSDB, de centroderecha, formación en la que también está el expresidente Fernando Henrique Cardoso.

Marcha de las mujeres

La entrevista fue el punto alto de una semana dura para la campaña de Bolsonaro, con varios medios de prensa sacando revelaciones sobre su tumultuoso divorcio años atrás. En documentos del litigio, exhibidos en la revista Veja se informa que su exesposa, ahora aliada electoral, le había acusado, en 2008, de robarle un millón de reales (unos 215.000 euros). Bolsonaro, según dijo la exmujer, no había reportado todos sus bienes ante las autoridades electorales cuando presentó su candidatura como diputado.

Si las denuncias no le hicieron mayor daño hasta ahora, este sábado habrá nueva prueba de fuego. Al grito de #EleNão (Él No), mujeres de todo Brasil prometen salir a las calles para repudiar al ultraderechista, sin distinción de partido político, “contra el avance y el fortalecimiento del machismo, la misoginia, el racismo, la homofobia y otros tipos de prejuicios”. El movimiento, que ha alcanzado más de tres millones de personas en Facebook, ha ganado apoyo de otros sectores de la sociedad civil y de celebridades nacionales y internacionales, entre ellas, Madonna.

Comparte esta noticia...