Home » Variedades » Belleza » Vitaminas necesarias para “ellas” después de los 50 años

Vitaminas necesarias para “ellas” después de los 50 años

Los requerimientos nutricionales de los seres humanos van cambiando según la etapa biológica en la que se encuentra, sobre todo en la vejez.

En el caso de las mujeres, a partir de los 50 años sufre una serie de cambios hormonales provocados por la menopausia. Durante esta etapa se van produciendo naturalmente cambios fisiológicos por el descenso paulatino de los estrógenos al ir cesando la actividad de los ovarios.

Entre esos cambios se presentan:

  • Mayor riesgo de pérdida de masa ósea, mayor prevalencia de osteoporosis y como consecuencia posibles fracturas.
  • Disminuye la masa magra y aumenta la masa grasa, con riesgo de sobrepeso y obesidad.
  • Cambios neurovegetativos: aparecen los “sofocos” con sudoración, trastornos del sueño, irritabilidad y fatiga.
  • Mayor riesgo de sufrir hipertensión arterial por cambios en el metabolismo de la glucosa y el sistema de coagulación.
  • Como consecuencia del sobrepeso y el cambio del perfil lipídico (colesterol y triglicéridos) por la ausencia de estrógenos hay mayor posibilidad de desarrollar enfermedades cardiacas.
  • Al disminuir el colágeno la piel se vuelve más seca y fina.
  • Y también mayor riesgo de ciertos cánceres y diabetes propios del proceso de envejecimiento.

Debido a todo esto es que es importante que todas las mujeres, en este periodo, mantengan una alimentación saludable y equilibrada, que aporte los nutrientes necesarios para prevenir todas estas complicaciones propias de la edad y mejoren su calidad de vida.

Suplementos vitamínicos necesarios

No siempre es posible cubrir con la alimentación todos los nutrientes, ya sea por dificultades para ingerir ciertos alimentos, por gustos y costumbres, por enfermedades, etc. por lo que se puede recurrir a diferentes suplementos vitamínicos para cubrir estos requerimientos. Los más recomendados son:

Vitamina D:

Es uno de los suplementos vitamínicos más utilizados por mujeres de esta edad. Esta vitamina es necesaria para la absorción de calcio y mantener la integridad de los huesos. Es difícil obtener toda la vitamina D de la alimentación y, según se ha demostrado en estudios, las mujeres suplementadas con esta vitamina más calciodiario han presentado menos fracturas de cadera y otras no vertebrales.

Ácido fólico:

Esta vitamina es más común darla en mujeres embarazadas para prevenir los defectos en el tubo neural de los fetos y sus efectos están bien definidos. Sin embargo, se ha comprobado que está asociada con la reducción del cáncer de colon por la disminución de riesgo de errores en la síntesis de ADN.

Vitamina C:

Es un antioxidante con muchas funciones en el organismo. Fortalece el sistema inmunitario y diversos estudios epidemiológicos han demostrado que disminuye el riesgo de enfermedades coronarias y cáncer.

Vitamina E:

También actúa como antioxidante en sangre y tejidos. Se ha demostrado, según diversos estudios, que reduce el riesgo de eventos coronarios a comparación con personas que no lo tomaban. Sin embargo se debe cuidar la dosis administrada, ya que es una vitamina liposoluble, se almacena en los tejidos y su exceso en el consumo puede traer síntomas.

Vitamina B12:

Este suplemento ayuda a prevenir la anemia, común en personas mayores con gastritis atrófica, que altera la digestión de esta vitamina.

Es importante aclarar que, previamente al consumo de estos suplementos vitamínicos, se realice una consulta con el médico para que realice los exámenes necesarios y determine los factores de riesgo de cada mujer para indicar el suplemento correcto y evitar complicaciones.

Comparte esta noticia...
Tags