Home » Curiosidades » El gran tapiz de flores en Bruselas

El gran tapiz de flores en Bruselas

Cada dos años, en agosto, se instala en la plaza central de Bruselas un tapete de flores temático, ya sea para conmemorar un evento, un país, un continente o la armería de una ciudad. Este año, el tapete está dedicado a México, en concreto a la tradición uriangatense de los tapetes de aserrín durante La Octava Noche.

Con 75 metros de longitud y 24 metros de ancho, este tapete comenzó a instalarse en 1971 y el diseño se inspira en algún lugar o tradición del mundo. Un equipo de ilustradores, grafistas y paisajistas trabajan durante semanas para hacer un diseño floral de mil 800 metros cuadrados compuesto de begonias, dalias, gramíneas y madera. La instalación de las más de 500 mil flores, que dura unas ocho horas, la realizan un centenar de jardineros voluntarios de la organización Tapis de Fleurs.

Esta tradición inició con el arquitecto y paisajista Etienne Stautemas, quien comenzó a crear tapetes de flores a principios de los años cincuenta, principalmente con sus flores favoritas, las begonias, originarias de Las Antillas. El equipo de Etienne realizó en aquella época más de 180 tapetes en ciudades como Gante, Brujas, Colonia, Luxemburgo, París, Londres, Ámsterdam, La Haya, Viena, Valencia e incluso Buenos Aires y Colombus, en Ohio.

Actualmente, Bélgica es el mayor productor de begonias en el mundo. Cada año se cultivan 35 millones de bulbas, un 80 por ciento de la producción total, mayoritariamente en la región de Gante. El cultivo de esta flor se remonta a 1860 y los principales países a los que se exporta son los Países Bajos, Estados Unidos, Reino Unio, Francia y Alemania.

Además este año se conmemora el véinte aniversario desde que la Grand-Place de Bruselas fuera considerada patrimonio mundial por la Unesco.

Comparte esta noticia...