Home » Deportes » Francia-Croacia: una gran final

Francia-Croacia: una gran final

Croacia y FranciaDos selecciones con pocas similitudes, las dos caras de una misma moneda, la del título de campeón del mundoVeteranía frente a juventud, historia frente a hazaña, la pausa y el toque ante el músculo y la velocidad. Dos equipos, un mismo objetivo. El método para alcanzarlo es radicalmente opuesto. Es la final de las grandes diferencias.

El trayecto de los ‘bleus’ hasta el partido del próximo domingo,da algo miedo. En el camino quedó la Argentina de Messi en un partido cargado de incertidumbre, la Uruguay de Suárez y Cavani -ausente ese partido- que parecía estar en estado de gracia y finalmente la temible Bélgica, la gran sensación del torneo.

Croacia, previa exhibición ante Argentina en la fase de grupos, se ha aferrado a las tandas de penaltis y las prórrogas para llegar hasta la primera final de su historia. Primero fue Dinamarca y en cuartos la anfitriona, Rusia. En ambos casos los lanzamientos desde los once metros marcaron la diferencia. En ‘semis’, Croacia volvió a necesitar de una prórroga para seguir adelante.

Dos generaciones diferentes

Croacia está liderada por dos centrocampistas veteranos: Modric (32 años) y Rakitic (30). El héroe de la semifinal es un punta, Mandzukic, de 32 años. Y así podríamos seguir repasando los 33 años de Subasic, los 29 de Lovren y Vida… una selección con una media de edad bastante alta. Justo lo contrario que ocurre en Francia, donde ninguno de sus cuatro defensas titulares superan los 25 años, y en la que muchas de sus figuras están empezando su carrera deportiva, como es el caso de Mbappé y sus 19 años.

Experiencia en finales

Francia va a disputar su tercera final de un Mundial de las últimas seis. Casi nada. Y lo hará viniendo de jugar una final de Eurocopa que le arrebataron en su propia casa. Su historial con el partido más decisivo es largo y repleto de luces y sombras. Croacia simplemente no tiene. Lo más cerca que estuvo de jugar una final fue en 1998 cuando precisamente Francia le apartó de la gran finalAquellos dos goles de Thuram todavía pesan en las mentes croatas. La revancha podría servirse en el mejor plato posible: la final de un Mundial.

Zona de creación vs Zona de destrucción

Si algo destaca en Croacia por encima del resto es su mediocampo. Rakitic y Modric son sus baluartes, líderes espirituales y reales sobre el terreno de juego. Su fútbol control y exquisita técnica marca el estilo de los hombres de Zlatko Dalic. En la final, al otro lado, se encontrarán con puro músculo en la sala de máquinas. Pogba, Kanté y Matuidi. Físico, físico y más físico. Acompañado de técnica, cierto, pero con la principal labor en este Mundial de destruir el juego del rival.

Comparte esta noticia...
Tags