Home » Curiosidades » ¿Por qué los Jeans son azules?

¿Por qué los Jeans son azules?

Los jeans pueden ser de cualquier color: rojos, negros, blancos, verdes. Sin embargo existe un color clásico, digamos “original”, que es nada más ni nada menos que el confiable azul.

Cómo fueron creados los jeans

La tela de la que están hechos se creó en el siglo XV, pero la distribución masiva de esta prenda fue a finales del siglo XIX. En ese entonces, los jeans eran la indumentaria de los trabajadores. Sin embargo, pronto apareció en el panorama un hombre que lo cambiaría todo. Levi Strauss se ganaba la vida cosiendo tiendas de campaña para buscadores de oro, pero decidió realizar un viaje desde Bélgica hacia Estados Unidos para buscar nuevas oportunidades laborales.

Ahora, el nombre de ese señor es usado en una de las marcas más famosas de jeans en el mundo: Levi’s.

¿Por qué se llaman así?

 “Jeans” viene de la palabra “gene”. Su nombre tiene origen en la ciudad italiana de Génova. Desde allí se exportaba la famosa tela a finales del siglo XIX, pero los estadounidenses leyeron la palabra a su manera, por lo que todos se acostumbraron a la pronunciación “jeans” rápidamente. De esa forma, comenzaron a llamar a la tela con ese nombre, y después de eso, a los pantalones hechos de ella.

¿Por qué empezaron a ser azules?

 El azul provenía de un colorante especial: índigo. En aquella época, costaba muy poco, por lo que era rentable usarlo. Este producto tenía una peculiaridad: teñía solo los hilos transversales. Después de cada lavado, los pantalones se volvían más suaves, y gradualmente adoptaban la forma del cuerpo. El colorante marrón no daba tal efecto: la ropa se mantenía rígida y, por lo tanto, le gustaba menos a los compradores.

¿Por qué los jeans se ven así?

 Durante más de 100 años, los jeans no han cambiado mucho. Debemos su apariencia a los buscadores de oro y a los trabajadores para quienes fueron creados.

Los jeans se hacían tupidos, con doble puntada, para que fueran fuertes. Los bolsillos delanteros y traseros se crearon para las herramientas. Inventaron los remaches de cobre para que las costuras resistieran más, y también un pequeño bolsillo que, por cierto, no está hecho para monedas. Anteriormente, ahí se llevaban los relojes de bolsillo: a finales del siglo XIX, eran muy populares entre la población.

Comparte esta noticia...
Autor: actualizat
Tags