Home » Variedades » Familia » Las micro-infidelidades

Las micro-infidelidades

Con la llegada del buen tiempo también aumenta el tiempo libre y con ello el uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías, que pueden propiciar, según el coach especialista en gestión del divorcio, Carlos Miguel Fernández, un nuevo escenario para el “flirteo”.

El experto define las microinfidelidades “como un conjunto de acciones en los que un miembro de la pareja muestra interés o atención, ya sea física o emocionalmente, por otro persona. El hecho de anteponer el prefijo micro se debe a que no llega a ser una infidelidad propiamente dicha, sino más bien pequeñas acciones que no han llegado a una intimidad sexual o emocional”.

También por WhatsApp

Podríamos decir que alguna de estas infidelidades a pequeña escala se producen cuando envías mensajes a alguien por Whatsapp o redes sociales ocultándolo a tu pareja o cuando anotas en tu agenda del teléfono un nombre falso para despistar a tu compañero o compañera. También es una microinfidelidad si te arreglas más para conseguir la atención de tercero o cuando tratas de retomar el contacto con tu expareja. A veces son actos inconscientes pero que delatan que algo está cambiando en tu relación.

En algunas ocasiones ni uno mismo está seguro de estar cometiendo una microinfidelidad, pero ciertas actitudes pueden indicar si tu pareja te está engañando o tú mismo estás entrando en el círculo de la infidelidad, según indica el coach. Es cuestión de analizar y preguntarse cosas como estas:

Dime qué escondes y te diré si eres infiel

  • Si te relacionas con alguien que no es de tu círculo amistoso pero se muestran signos de atracción.
  • Cuando se ocultan conversaciones o no se indica a los demás que ya tienes un compromiso.
  • Si criticas a tu pareja con una tercera persona.
  • Si se mantienen conversaciones subidas de tono o material erótico con otras personas fuera de la pareja.

Cuando dos personas se unen en una relación de pareja es fundamental hablar con claridad y establecer límites de manera que la otra persona sepa hasta qué punto su comportamiento puede causar daño emocional en su pareja y por lo tanto perjudicar la relación. Eso sí, Carlos Miguel Fernández indica que “pretender que tu pareja solamente se sienta atraída por ti durante toda la vida es algo sencillamente imposible. La atracción es algo que no se puede controlar y por lo tanto es normal y sano sentir atracción y tener fantasías con otras personas”.

¿Por qué se empieza a flirtear?

El hecho de sentirse atractivos o poder sentir la emoción de sentir atracción por alguien nuevo son dos de los motivos por los que alguien puede hacer acciones tan inofensivas como dar a me gusta en Facebook, mandar mensajes de felicitaciones o seguir a alguien en una red social. “El hecho de que esto se quede solo en eso o vaya a más depende exclusivamente de la propia persona, de ahí que pretender juzgarlo o ponerle nombre desde fuera es sencillamente inútil”, explica el experto.

Mucha gente empieza a interesarse por alguien y mostrar interés como un juego sin intención de ir más allá y acaba llegando a la infidelidad, lo que puede suponer la ruptura de la pareja. En ocasiones resulta imposible predecir si esos pequeños gestos van a acabar derivando en algo más o no van a pasar de ser algo inofensivo.

Los límites de la relación

Entonces, ¿dónde están los límites de la microinfidelidad? Cada pareja debe establecer su nivel de tolerancia. En una relación de pareja puede llegar a haber un nivel de apego muy elevado y acciones sin importancia que pueden llegar a causar un dolor emocional profundo en la otra persona.

Por otro lado, uno debe mantener un elevado nivel de independencia y libertad individual y no condicionar su comportamiento por completo a otra persona. De ahí la dificultad de establecer barreras.

Por eso el coach especialista en los procesos de separación destaca que “cuando muestres interés por otra persona fuera de la pareja pregúntate si a ti te importaría que tu pareja actuase de esa manera o si tu comportamiento podría perjudicar vuestra relación. Si es así puede que sea el momento de replantearse la relación o centrarte más en ella para mejorarla”. Y añade que quizá resulte más conveniente dejar de poner etiquetas a todo y simplemente fomentar la comunicación dentro de la pareja. “Tanto si estás mostrando interés por otra persona como si sientes que tu pareja puede estar haciéndolo siempre debes preguntarte si estás con la persona adecuada, si vuestra relación necesita un cambio y si su comportamiento sobrepasa tus límites o no”, explica.

Una buena relación se asienta sobre una comunicación abierta y fluida, que sin duda es la base para una confianza mutua. Esta confianza es en lo que sirve de balanza entre lo que es aceptable y no dentro de una relación.

Esta reflexión hace que el experto concluya afirmando que estamos ante un nuevo paradigma dentro de las uniones de pareja en el que las relaciones duraderas y el modelo de familia tradicional dé paso a un estilo relacional mucho más abierto a constantes cambios. La adaptación a este nuevo escenario puede ser la clave, no solo para disfrutar de una relación satisfactoria, sino también para lograr un bienestar emocional duradero.

Comparte esta noticia...
Tags