Home » Variedades » Cocina » El español Jordi Morera, el mejor panadero del mundo

El español Jordi Morera, el mejor panadero del mundo

En España sabemos que los catalanes “de las piedras hacen pan”, metáfora del esfuerzo y de la transformación de lo incomestible en sustento diario. Luego, como en todo, hay niveles de excelencia, sofisticación y estudio. Se diría pues que Jordi Morera, panadero barcelonés de mirada brillante y fotogenia innata, ha convertido un canto rodado en la más sabrosa rebanada. La razona científicamente y la presenta sanísima y digestiva, con corteza consistente, miga alveolada y gusto tan largo en boca que no paras de pellizcar.

De esponjoso discurso, relata su quehacer como pocos, convirtiéndose en el panadero español más dotado para la divulgación, la imagen viral de tan duro oficio. Dos libros publicados, decenas de premios, apariciones estelares en talents de cocina, cursos con lista de espera, cientos de seguidores en la redes… Ahora también saben fuera del país cómo amasa este joven rey Midas de la fermentación y el horno de leña.

Porque Jordi Morera (Vilanova i la Geltrú, Barcelona, 24 de noviembre de 1986) fue nombrado el pasado año en Mérida (México) Panadero Mundial, una suerte de campeonato del mundo del obrador. Su coronación puso la guinda al 77 Congreso Mundial del Pan, organizado por la Unión Internacional de Panaderos y Pasteleros (UIBC). Honrado por el agasajo, Morera está lejos de tocar techo, así que tira de humildad. “Es mucho decir lo de mejor del mundo, queda mucho por aprender.

Siempre le estaré agradecido a Andreu Llargués, presidente de CEOPAN[Confederación Española de Organizaciones de Panadería] y del Gremi de Flequers [panaderos] de Barcelona, que propuso mi candidatura. Yo fui el representante español y tuve la suerte de ganar. No se competía con producto, sólo hice el pan que se sirvió en la gala. Meses antes, el presidente de la UIBC se pasó por nuestras panaderías para certificar mi labor, para comprobar que todo lo que se adjuntaba en el dosier y en la memoria era cierto”. El jurado valoró la innovación en su método, la gestión del negocio, la capacitación profesional, las iniciativas de marketing y la visibilidad mediática, en una votación final en la que competía con el alemán Jochen Baier y el sueco Joel Christenson.

Comparte esta noticia...
Tags